Menú de Navegación - Páginas
Menú de Navegación - Categorías

No te quedes sentado

Si tu trabajo te obliga a estar sentado durante mucho tiempo, sería bueno que dedicaras 3 minutos a leer este artículo. Literalmente, puede añadir años y calidad a tu vida.

Las estadísticas publicadas respecto de los peligros asociados con estar sentado demasiado tiempo sinceramente son aterradoras. Tal vez deberías ponerte de pie para esto…

– Estar sentado 6 horas o más por día aumenta en un 40% las probabilidades de morir dentro de los 15 años en comparación con alguien que está sentado menos de 3 horas por día. Aunque realices actividad física.

– Estar sentado te hace aumentar de peso. En cuanto te sientas, tu cuerpo disminuye la quema de calorías a 1 por minuto y las enzimas que ayudan a descomponer la grasa caen en un 90%.

– La Organización Mundial de la Salud ha reconocido que la inactividad física es el cuarto asesino más importante del planeta, antes que la obesidad.

Es simple: el cuerpo humano no ha sido diseñado para estar sentado durante largos períodos de tiempo. Desde que evolucionamos, pasando de ser aquellos antiguos homo sapiens a los humanos anatómicamente modernos evolucionados luego de 150.000 años, fuimos diseñados para ser activos y pasar tiempo al aire libre caminando o corriendo. Estar mucho tiempo sentado, ya sea en el trabajo o yendo o volviendo de él, es algo para lo que la madre naturaleza nunca nos preparó.

Cuando permaneces inactivo (o sentado) durante mucho tiempo, los músculos de tu espalda comienzan a verse afectados, principalmente el músculo erector de la columna, que se compone de un conjunto de músculos paralelos a la columna vertebral. El hecho de no tener una postura correcta cuando estamos sentados puede provocar un daño importante en la estructura de la columna vertebral, llegando a ocasionar problemas crónicos, tales como los dolores de espalda.

La evidencia que muestra los beneficios de estar parado en comparación con estar sentado se remonta a la década de 50, cuando una de las revistas británicas de medicina clínica más antiguas y famosas, llamada “The Lancet”, comparó a los cobradores de autobús (que están de pie) con los choferes de autobús (que están sentados). La investigación reveló que los cobradores tenían la mitad de riesgo de sufrir cardiopatías que los choferes.

No te quedes sentado y recuerda que estar parado es como caminar: aumenta la energía, quema las calorías de más, tonifica los músculos, activa el metabolismo, incrementa el flujo sanguíneo y mejora la postura sobre la marcha.

Recomendaciones:

  • Siéntate de manera inteligente. Cuando te sientes en una silla, asegúrate de sentarte bien atrás y de ubicar la silla cerca del escritorio, de manera que exista un contacto adecuado entre tu espalda y el respaldo de la silla para ayudar a soportar y mantener la curvatura natural hacia adentro de tus vértebras lumbares. Siempre debes recordar sentarte derecho sin encorvarte y, en la medida de lo posible, utilizar sillas o muebles ergonómicos.
  • Intenta sentarte sobre un balón de equilibrio. También conocidos como balones de Pilates (ver imagen), los balones de equilibrio (unos elementos de ejercicio grandes y redondos que se utilizan para el entrenamiento de fuerza) cada vez se utilizan más como reemplazo de las sillas comunes. La clave está en alternar entre el balón y la silla ergonómicamente diseñada, ya que cada tanto debes reducir la presión de discos en tu espalda.
  • Un escritorio para trabajar de pie y sentado. En la actualidad, existen muchos productos en el mercado que te permiten convertir fácilmente una mesa de trabajo en un escritorio de altura ajustable para estar parado. Esta característica te permite trabajar sentado o parado en cualquier momento.
  • No almuerces en tu escritorio.Almorzar en tu escritorio prolonga innecesariamente el tiempo que permaneces sentado. Tu cerebro necesita este momento del día para recargarse físicamente y almorzar en tu escritorio significa que este descanso tan necesario no tendrá lugar, ya que lo más probable sea que tu mente siga enganchada activamente en el trabajo, en leer las noticias, etc. Como consecuencia, tu desempeño, tu memoria, tu concentración y la mayoría de las funciones ejecutivas de tu cerebro se verán afectadas si no te desconectas por un rato del trabajo. Por lo tanto, hazle un favor a la zona lumbar de tu espalda y a tu cerebro y disfruta de un almuerzo consciente en otro lugar.
  • Intenta llevar a cabo reuniones caminando o de pie. Dado que alternar entre sentarse, estar parado y caminar es lo mejor que puedes hacer para tu mente-cuerpo, puedes llevar a cabo reuniones en donde te levantes para quedarte parado o caminar. Los beneficios de las reuniones con caminata son muchos: tu período de concentración se extenderá, tus niveles de energía aumentarán, tus ideas creativas fluirán libremente y hasta tendrás el beneficio extra de quemar más calorías. Personalmente, atiendo la mayoría de mis llamadas de pie y, sin lugar a dudas, mis conversaciones se benefician de ello.

Tal vez, el argumento más convincente de este artículo para que no te quedes sentado y estés más tiempo de pie sea el siguiente: de acuerdo con BuzzFeed, las selfies tomadas de pie reciben más “Me gusta” que aquellas tomadas sentadas.

Leer Más

Lo que debes saber sobre el café

Si eres bebedor de café y alguna vez te has preguntado si el café es bueno o malo para tu salud, la ciencia tiene la respuesta para ti.

Depende…

Tu perfil psicofisiológico es único. La manera en la que tu cuerpo y tu mente reaccionan ante diferentes estímulos, ya sea ante una bebida (como, por ejemplo, el café) o una experiencia (como un paseo en una montaña rusa), depende de la naturaleza única de la combinación de tu psicología y tu biología.

Personalmente, no soy bebedor de café. No obstante, muchos años atrás, mi jefa generalmente comenzaba nuestras reuniones matutinas con un paseo por la cafetería para comprarse un café. Después de muchas semanas de rechazar su oferta de invitarme un café, un día le acepté uno descafeinado (que, dicho sea de paso, también contiene cafeína) para evitar otra situación incómoda.

Recuerdo haberme sentido muy tenso durante varias horas. Cuando regresé a mi oficina, de manera involuntaria, daba golpecitos en mi escritorio con la yema de los dedos como si estuviera mandando un mensaje en código morse. Fue una reacción totalmente extraña para mí.

En ese momento, me acordé de mis amigos cubanos en Miami. Algunos de ellos son capaces de beber por la noche un Café Cubano o Cafecito, una dosis pequeña pero potente de café cubano que se sirve en una taza muy pequeña y se bebe como un shot o trago. Después de beber este Cafecito, que contiene tanta cafeína que hace ver al expreso doble como agua mineral, duermen como troncos. ¿¡Cómo es esto posible!?

Todo se resume en la manera en la que tu configuración genética única metaboliza la cafeína. Esto es lo que debes saber sobre el café:

Aspectos positivos de beber café

Existen muchos estudios que demuestran que el café estimula el metabolismo, mejora la memoria y el estado de ánimo, disminuye las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer. Asimismo, mejora tu rendimiento a nivel deportivo.

Incluso, algunas personas lo utilizan para bajar de peso, tratar el asma y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad y para disminuir la presión arterial.

Aspectos negativos de beber café

Por otro lado, es de público conocimiento que la cafeína agrava los trastornos de ansiedad, las disfunciones cardíacas, la presión arterial elevada, el insomnio, el estrés, el síndrome de colon irritable y los huesos débiles (la cafeína puede aumentar la cantidad de calcio que se elimina por orina).

Si sufres de fatiga adrenal, una enfermedad que es común en las personas que sufren de estrés mental, emocional o físico, el café definitivamente no es bueno para ti, ya que incrementa sus síntomas, entre los que se encuentran la dificultad para levantarte de la cama, la fatiga crónica y los problemas para pensar claramente o finalizar tareas.

Asimismo, el café puede ser altamente adictivo y generalmente actúa como una sustancia que reprime el apetito o como una fuente de “energía” para sentirse motivado o incluso funcionar.

¿Debería beber café o no?

Si bebes café en cantidades moderadas (una o dos tazas al día) simplemente porque te gusta y no lo utilizas como estimulante para hacerte funcionar, la mayoría de las investigaciones coinciden en que no presenta riesgos importantes para la salud.

Si durante años has utilizado el café como combustible para afrontar tu día, puedes estar seguro de que experimentarás niveles más elevados de energía sin cafeína. Tendrás acceso a fuentes de energía más puras y potentes una vez que te liberes de la adicción a la cafeína, un tema que elaboraré en artículos posteriores.

Recomendaciones

No utilices el café como fuente de energía. Sé sincero contigo mismo. ¿Bebes café para disfrutar el aroma increíble de esas semillas tostadas o para contar con la suficiente energía para la próxima reunión o el resto de la tarde?

Reduce tu consumo de café a 1 o 2 tazas por día. Muchas investigaciones sostienen que ingerir 4 tazas de café por día no es considerado peligroso para la salud. No obstante, mi experiencia me indica que las personas que ingieren más de 2 tazas por día caen en la categoría de “beber café como combustible”.

Confía en que hay “energía” al final del túnel. Algunas personas que utilizan la cafeína para obtener energía creen erróneamente que si ponen fin a su consumo de cafeína se quedarán sin energía para afrontar el día. Esto es completamente lo contrario. La energía pura y natural que obtendrás de fuentes más saludables (alimentos integrales o bebidas naturales) y de la actividad física, llevará tus niveles de energía muchos más lejos que lo que haría la cafeína, que además conlleva efectos secundarios y síntomas desagradables.

No dejes la cafeína de un día para el otro. Si tomas la decisión inteligente de eliminar para siempre la cafeína, no lo hagas abruptamente. Reduce tu consumo desde varias tazas a 1 sola por día y luego cambia a los tés de hierbas. Pronto escribiré otro artículo sobre cómo dejar la cafeína de la manera más saludable posible.

Leer Más

Ten cuidado con quién duermes

Seamos honestos: yo lo he hecho, tú lo has hecho y seguramente mucha gente que conoces lo sigue haciendo. Dormir con dispositivos electrónicos cerca quizás constituya uno de los riesgos a la salud más subestimados de nuestros tiempos.

En 2014, la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que, de acuerdo con la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, los campos electromagnéticos generados por los teléfonos celulares son posiblemente cancerígenos para los seres humanos. Los niños se encuentran en el grupo más vulnerables, ya que su cuero cabelludo y su cráneo son más delgados que los de los adultos. Por lo tanto, son más vulnerables a la radiación. Cuando compartí estas conclusiones con mi hijo adolescente, él se sorprendió e inmediatamente recibió con brazos abiertos las recomendaciones que encontrarás al final de este artículo.

El simple hecho de conocer estos riesgos a la salud debería servir como aliciente para mantener nuestros dispositivos fuera del dormitorio. No obstante, existen otras razones de gran importancia por las que deberíamos sentirnos motivados a que nuestro dormitorio esté libre de aparatos electrónicos.

La tentación de jugar juegos, revisar nuestra casilla de correo electrónico, intercambiar mensajes con amigos o leer las noticias, son sólo algunas de las muchas actividades que podemos realizar si permitimos la entrada de dispositivos electrónicos en nuestro dormitorio durante la noche. La mayoría de las veces, ceder a estas tentaciones tendrá como resultado que retrasemos la hora de irnos a dormir, lo que probablemente significará que reduzcamos nuestro tiempo de descanso, logrando como consecuencia que seamos víctimas de los síntomas característicos de la falta de sueño: decisiones erráticas, niveles bajos de energía, estado emocional volátil, fallas de memoria y una sensación generalizada de estrés, entre otras cosas.

Si estás en pareja, dedicar tiempo a tus dispositivos electrónicos dentro del dormitorio pondrá en riesgo el tiempo consciente y afectuoso que podrías estar dedicando a tu ser querido. La calidad de nuestras relaciones cercanas desempeña un papel muy importante en nuestro estado emocional, mental y físico. Por lo tanto, descuidar nuestras interacciones personales con nuestros seres queridos por pasar tiempo frente a la pantalla, seguramente tendrá un efecto nocivo. Cualquier experto en relaciones te dirá que la falta de comunicación y la falta de intimidad conducen al quiebre y eventual fracaso de la mayoría de las relaciones de pareja.

Pero basta de noticias negativas. Ahora que ya te alarmé lo suficiente, pasemos a los consejos simples que podemos poner en práctica para mejorar nuestras relaciones, mantenernos sanos y tener un gran día en el trabajo.

Recomendaciones:


No utilices tu teléfono celular como reloj despertador. Si realmente necesitas una alarma que te despierte en las mañanas, compra un reloj despertador que tenga una luz suave y cálida y un sonido natural para despertarte. Por favor, aléjate de esos dispositivos que suenan ruidosamente sin parar y que te despiertan sobresaltado y estresado.

Aplica un toque de queda sobre los dispositivos y cúmplelo. Antes que nada, debes tener una conversación honesta con los miembros de tu familia que vivan contigo respecto de los riesgos físicos, mentales y emocionales de utilizar dispositivos electrónicos en el dormitorio y establezcan un horario para el comienzo del toque de queda. La imposición viene luego del consenso. Como sabrás, las dictaduras duran poco en las sociedades civilizadas.

Busca un lugar fuera de la habitación para ubicar los dispositivos electrónicos. Elige una zona oficial determinada de tu casa en donde todos los miembros de tu familia dejen sus dispositivos electrónicos en modo de descanso o simplemente apagados. Una estación de carga familiar podría ser la solución. Los adultos de la casa deben predicar con el ejemplo, cumpliendo siempre esta regla. ¡Por favor, ojo con el doble discurso!

Ten un libro en la mesita de noche. Desde que comencé a poner en práctica esta estrategia, tuvo un efecto inmediato. Luego de acostar a mis niños, la mayoría de las veces deseo sumergirme en el siguiente capítulo del libro que estoy leyendo. A menos que mi esposa tenga otra idea en mente… ¡La literatura siempre puede esperar!

En resumen: ten cuidado con quién (o con qué) duermes…

Leer Más

Cómo Vencer las Molestias del Jet Lag

¿Recuerdas la última vez que atravesaste varios husos horarios? La fatiga, el insomnio, los dolores de cabeza, los mareos, la deshidratación y la somnolencia diurna que sentiste… Y, ¿recuerdas haberte presentado en el trabajo y darte cuenta de que no estabas del todo fresco y atento, que tu memoria te estaba fallando, que sentías dificultad para concentrarte y enfocarte y te llevaba más tiempo tomar decisiones, además de sentir irritabilidad y ansiedad…? Todo esto, ¿te resulta familiar?

No tiene que ser así.

He viajado através de husos horarios por más de 20 años y al principio sentía exactamente lo que describe el primer párrafo de este artículo, tanto física como mental y emocionalmente. Sentía que el jet lag era simplemente un estado inevitable que debía soportar cada vez que viajaba.

Qué equivocado estaba.

De acuerdo con la ciencia, esta desincronización o cansancio como consecuencia del vuelo constituye una condición relativamente nueva con la que debe lidiar nuestro sistema de mente-cuerpo. Como homo sapiens, hemos caminado sobre la faz de la tierra durante 200.000 años y el 99,9995% de ese tiempo nunca hemos sometido a nuestro sistema de mente-cuerpo a dicha experiencia conocida como jet lag.

Recién en 1939, más precisamente el 11 de agosto, partió el primer vuelo comercial transatlántico sin escalas; un avión cuatrimotor operado por la empresa alemana Lufthansa. Despegó desde Berlín y voló durante 25 horas a través de Europa y el Océano Atlántico llevando 26 pasajeros en una travesía de 3,728 millas que culminó en Brooklyn, Nueva York (en la actualidad, este vuelo dura menos de 9 horas). No me puedo imaginar lo que deben haber sentido las mentes y los cuerpos de esos pasajeros… “¡¡¿¿qué es esto??!!”.

Han pasado casi 80 años desde aquel vuelo y la ciencia ha podido entender mejor qué sucede a nivel de nuestro sistema de mente-cuerpo cuando lo exponemos a un viaje transmeridional (del este al oeste o del oeste al este), rápido y de larga distancia. Asimismo, la ciencia ha podido determinar qué podemos hacer para minimizar el impacto del jet lag.

Existen una serie de mecanismos efectivos que podemos poner en práctica para reducir el impacto de esta condición psicofisiológica conocida como jet lag. Personalmente, continúo viajando a través de husos horarios con bastante frecuencia y soy sumamente inflexible en la práctica de las reglas anti-jet lag que compartiré contigo a continuación:

Antes del vuelo

– Evita los vuelos nocturnos. Vuela durante la tarde si te diriges hacia el oeste y durante la mañana si viajas hacia el este.

– Cambia la rutina de sueño los días previos al viaje. Si viajas hacia el este, intenta acostarte una hora antes de tu horario habitual y si viajas hacia el oeste una hora más tarde. La idea es “optimizar” tu rutina de sueño teniendo en cuenta tu destino.

– No sacrifiques horas de sueño antes de viajar. Volar estando cansado empeorará la sensación de jet lag. Por esta razón, no debes comenzar tu viaje privado de sueño.

– Bebe mucha agua. La deshidratación es una de las causas principales detrás del malestar del jet lag.

– Lleva snacks saludables para el vuelo. Por ejemplo, llévate almendras, nueces, vegetales con hummus, etc. para evitar tentarte con las opciones poco saludables que te ofrecen durante el viaje.

– Practica la meditación silenciosa. Esta práctica te brindará un descanso físico y psicológico para el cuerpo y la mente.

Durante el vuelo

– Bebe mucha agua.

– Descansa durante el vuelo. Toma varias siestas cortas.

– Reduce el consumo de cafeína. Evita beber demasiadas bebidas con cafeína, tales como café, té y refrescos, así como también evita beberlas varias horas antes de tomar tus siestas planificadas.

– Evita el alcohol. Esto empeora los síntomas relacionados con el jet lag. El alcohol es un diurético lo que hará que te deshidrates y que tengas que pararte a ir al baño en repetidas oportunidades.

– Ingiere comidas livianas. Evita comer los pretzels, snacks y papas saladas o los chocolates y galletitas que generalmente ofrecen en los aviones.

– Evita el azúcar. Si tus niveles de azúcar ascienden, esto provocará un aumento de energía cuando en realidad deberías estar descansando.

– Mantente activo. Cuando recorras distancias largas, camina varias veces a lo largo de la cabina y estira los brazos y las piernas cuando estés sentado. Esto también te ayudará a reducir el riesgo de sufrir una enfermedad potencialmente grave llamada Trombosis Venosa Profunda (TVP).

– Cambia la hora del reloj a la del nuevo destino. Esto te ayudará a adaptarte más rápidamente a tu nuevo horario.

Luego del vuelo

– Come y duerme según los horarios del nuevo huso horario. No te acuestes o comas en los horarios en que lo haces en tu lugar de residencia habitual.

– Bebe mucha agua.

– Programa un masaje de cuerpo entero. Esto reactivará la circulación de tu cuerpo y liberará la tensión tanto física como mental. Esto es algo que siempre hago dentro de las 24 horas luego de haber llegado a destino.

– Practica yoga. Esta actividad te ayudará a armonizar nuevamente tus ritmos internos.

– Medita.

– Evita dormir en cuanto llegues a tu destino. Estar activo hasta el momento adecuado para dormir ayudará a tu cuerpo a adaptarse más rápidamente.

– Disfruta el aire libre. La luz del día ayudará a que tu cuerpo se adapte más rápidamente a las nuevas rutinas después de cualquier vuelo.

Es muy importante realizar una pequeña preparación antes de embarcarte en un vuelo transmeridional. Estoy convencido de que si sigues estos consejos tu experiencia de viaje será muchísimo más placentera.

Leer Más

Las 5 Claves para Alcanzar el Bienestar Total

¿Es verdad que para ser felices en la vida solamente necesitamos de salud, dinero y amor?

Esto no es del todo cierto.

El estudio mundial más ambicioso llevado a cabo para determinar qué nos hace a los seres humanos verdaderamente felices, que llevo más de 10 años en realizarse y que abarcó centenares de miles de personas en 160 países, representado el 98% de la población mundial, muestra que la evidencia es concreta: 7% de la población mundial se siente completa, feliz y realizada; el 93% restante, siente que algo les falta.

¿Cuáles son los aspectos de nuestra vida a los que tenemos que darle mayor atención para ser parte de ese 7% que goza de plena felicidad?

¿Cuál es el secreto de ese 7% de la población que afirma con certeza que está viviendo una vida ideal?

En este curso virtual que he preparado para ti, descubrirás las recomendaciones oficiales del estudio para alcanzar el bienestar total. Este curso te guiará a

* Aprender a amar lo que haces en la vida

* Eliminar tus preocupaciones con relación al dinero

* Conseguir amigos que tengan una influencia positiva en ti

* Explorar ideas fascinantes que cambiarán la manera de cómo haces dieta

* Aprende de manera práctica, fácil y divertida para lograr ser una persona saludable

¿Quieres entonces descubrir las 5 Claves para el Bienestar Total ?

Haz clic aquí.

Espero que lo disfrutes!

Leer Más

Ebrio en el Trabajo

Alguna vez te presentaste ebrio en el trabajo? De acuerdo con estudios científicos recientes, pudiste haber ido “ebrio” a trabajar sin ser consciente de ello…

No me extrañaría que hayas tenido noches en las cuales hayas dormido 6 horas (o menos) por haber tenido un día ajetreado en el trabajo. Es mas, no me llamaría la atención que tu privación de sueño haya sido elogiada por tus jefes y reconocida por tus compañeros, por demonstrar tu compromiso con el trabajo, con el cliente o con el proyecto.

En mi ámbito de trabajo, he conocido muchas empresas en las cuales pasarse la noche en vela trabajando es considerado una medalla de honor. Aquellas culturas que elogian a los empleados que sacrifican su sueño y su bienestar general por el bien de la compañía, generan una clase de trabajador que tiene expresiones tales como: “¡Puedes contar conmigo para lo que sea, cueste lo que cueste!”.

Diversas investigaciones científicas, tales como la que fue publicada en la revista de Medicina Ocupacional y de Medio Ambiente, sostienen que incluso la privación moderada de sueño provoca deficiencias cognitivas equivalentes a las producidas por una intoxicación por alcohol.

Estudios indican que dormir solamente 6 horas durante varias noches provocará que tu deficiencia cognitiva sea equivalente a poseer una Concentración de Alcohol en Sangre (BAC, sus siglas en inglés) de 0,05% (considerado ebrio por la ley en muchos países). Dormir 6 horas (o menos) durante alugnas noches más, provocará el equivalente de BAC de 0,1%, lo que es considerado ebrio según la ley en casi todos los países del mundo.

Otros estudios, como el que fue publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina, demuestran que si duermes solamente 6 horas por noche durante dos semanas seguidas, la disminución de tu desempeño será equivalente a la de una persona que haya pasado 24 horas sin dormir y presentarás los siguientes efectos :

* Dificultad para concentrarte.

* Quedarte dormido en momentos del día poco convenientes.

* Enojo e irritabilidad, tanto en el trabajo como en el hogar.

* Dificultad para recordar información.

* Comportamiento inapropiado, tanto en el trabajo como en el hogar.

Por lo tanto, si tienes la costumbre de ir a trabajar habiendo dormido menos de 7 horas (aunque creas que puedes hacer frente a tu jornada laboral) es prácticamente lo mismo que presentarte en el trabajo ebrio sin tener aliento a alcohol.

Sacrificar tu sueño no parece tan atractivo ahora, ¿verdad?

Recomendaciones

Cuando hablamos de la cultura de una empresa no nos referimos a una entidad externa que controla y dicta lo que debes valorar y de qué manera debes comportarte. La cultura de una empresa constituye la suma de las creencias y comportamientos de cada una de las personas que conforman la organización. Por lo tanto, si deseas tener una influencia saludable en tu organización y ayudar a elevar su rendimiento, debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Ten la valentía para decir que NO. Si un cliente, un gerente o un colega está acostumbrado a asignarte trabajo de manera regular, afectando así tu sueño (por ejemplo, pedidos a último momento, exigencias excesivas, etc.), explícale que puedes producir trabajo de mejor calidad si cuidas adecuadamente tu cuerpo y tu mente.

2. Sé un ejemplo. Si finalmente decides adoptar prácticas saludables, asegúrate de que todos los que te rodean sepan lo que estás haciendo, cómo te hacen sentir tus nuevas elecciones y el impacto que producen tus nuevos hábitos en tu desempeño laboral y en la calidad de tu vida personal.

3. Cuestiona las prácticas poco saludables. Si notas que tus compañeros de trabajo tienen hábitos poco saludables como consecuencia de su trabajo, no los juzgues. Simplemente ayúdalos a darse cuenta del impacto que dichos hábitos tienen en su vida con preguntas tales como: ¿Cómo te hace sentir tus hábitos de vida/trabajo?, ¿Cómo impactan en la calidad de tu trabajo estas elecciones?, ¿Cuánto tiempo más piensas que podrás continuar con esta manera de trabajar?, ¿Crees que la gente que te importa está orgullosa de las elecciones que haces respecto de tu estilo de vida y de tu modo de trabajo?

Ten en cuenta lo que dijo Gandhi alguna vez: “Sé el cambio que deseas ver en el mundo”.

Leer Más
 César Gamio - Certified Corporate Wellness Specialist - CesarGamio.com
 César Gamio - Executive Life Coach - EMCC-EIA - CesarGamio.com
 César Gamio - Chopra Center Certified Instructor - CesarGamio.com
César Gamio - Certified Corporate Wellness Specialist - CesarGamio.com César Gamio - Executive Life Coach - EMCC-EIA - CesarGamio.com
César Gamio - Chopra Center Certified Instructor - CesarGamio.com