Menú de Navegación - Páginas
Menú de Navegación - Categorías

Lo Que No Sabías Sobre tu Mente

Hace unos días tuve el agrado de visitar la histórica Real Institución de Gran Bretaña para participar de una conferencia dictada por el Dr. Daniel Siegel, un doctor en medicina de Harvard que se desempeña actualmente como profesor clínico de psiquiatría en la Facultad de Medicina de la UCLA. El tema fue: La mente humana: nuevos conocimientos sobre neurociencia.

La Real Institución fue fundada en 1799 por destacados científicos británicos de la época en un esfuerzo por crear una organización dedicada a la educación y la investigación científicas. Yo me encontraba sentado en el mismo lugar en donde, en 1856, Michael Faraday postuló ante la comunidad científica esta idea “descabellada” de utilizar la corriente eléctrica de los campos electromagnéticos invisibles para su implementación en la tecnología.

Si estás leyendo este artículo por medio de una conexión inalámbrica o recientemente acabas de recibir un mensaje de texto de un ser querido, debes agradecérselo a Michael Faraday. A él se le ocurrió el principio básico de permitir las comunicaciones a través de la propagación de ondas de radio en la atmósfera hace 160 años…

Por todo esto, la Real Institución se convirtió en el lugar ideal para presentar los nuevos conocimientos científicos sobre la mente humana que yo estaba a punto de escuchar. Les haré un resumen de los dos puntos más resaltantes que presentó el Dr. Siegel durante su presentación:

1- Dentro de la comunidad científica, especialmente entre aquellos profesionales de la salud dedicados al campo de la salud mental, es decir, psicólogos, psiquiatras, psicoterapeutas y consejeros de salud mental, entre otros, no existe un consenso respecto de qué es realmente la mente humana. Esto equivale a decir que los abogados no conocen realmente la definición de la palabra “ley”.

2- Gracias a los avances en el campo de la física cuántica, hoy es posible que estemos más cerca de una definición de la mente. La mente constituye un proceso emergente y de regulación autónoma de flujo de energía e información dentro de los cuerpos y de las relaciones. Esto significa que nuestras mentes no están limitadas a nuestro cerebro, cabeza o incluso nuestra piel. Nuestras mentes personales se extienden más allá de nuestro cuerpo físico.

La confirmación científica de que la mente constituye un campo o proceso expansivo es significativa. Esto quiere decir, entre otras cosas, que nuestras mentes personales están entrelazadas con las de los demás, lo que significa que tenemos el potencial de influenciarnos los unos a los otros incluso sin tener contacto físico entre nosotros.

Este entendimiento de la estructura de la mente explica los descubrimientos revelados por un estudio de Harvard de 30 años de duración mediante el cual se analizaron las dinámicas sociales de 12.000 personas que pertenecían a una red interconectada. El estudio arrojó algo realmente extraño: nuestras asociaciones indirectas o de segunda mano (el amigo de un amigo) tienen influencia sobre nuestro bienestar, aunque no las conozcamos o no tengamos contacto directo con ellas.

Esta nueva comprensión respecto de la omnipresencia de la mente, así como también de su potencial de omnisciencia, nos servirá para tener un entendimiento más acertado de la premonición, la telepatía, la precognición, la telequinesis y la curación a distancia, así como también de la mayoría de estos fenómenos psíquicos que viven en nosotros de manera potencial.

Los dejo con esta reflexión: la manera en la que vivas tu vida afectará la manera en la que tus seres queridos, tus amigos y el resto del mundo vivan su vida. Mahatma Ghandi tenía razón cuando les recomendaba a las personas que “fueran el cambio que deseaban ver en el mundo”.

Por lo tanto, si deseas que las personas sean amables y compasivas, debes influenciar la mente colectiva llevando a cabo tú mismo actos espontáneos de amabilidad. Si deseas ver más amor en el mundo, inunda la conciencia colectiva con lo que las personas realmente quieren: afecto, atención y agradecimiento.

Una vez acabada la conferencia, tuve la oportunidad de dialogar con el Dr. Siegel y de expresarle lo emocionado que estaba de haber estado en vida para poder compartir el momento en que la ciencia finalmente empezó a validar lo que las tradiciones de sabiduría han sostenido por miles de años. Para resumir este concepto en las elocuentes palabras de John Lennon en la canción “I am the Walrus”: “Yo soy él, al igual que tú eres él, como tú eres yo, y todos estamos unidos”.

Leer Más

Breaking Bad: El poder de desconectarnos del trabajo

Suele suceder que cuando estamos trabajando nos olvidamos de que somos seres humanos. Intentamos exprimir las horas del día para cumplir con compromisos y obligaciones, dejando completamente de lado algunos principios de la biología humana relacionados con nuestro desempeño. No obstante, somos seres biológicos, por lo tanto, existen algunos principios que debemos atender si la maximización de nuestro desempeño es algo que anhelamos.

Leer Más

La razón desconocida por la cual sufrimos de estrés: Consejo 4

En mis publicaciones anteriores, hice referencia a 3 de las 4 razones por las cuales sufrimos estrés: el percibir situaciones como estresantes por la manera en la que está configurado nuestro cerebro, ingerir alimentos que elevan rápidamente nuestros niveles de azúcar y consumir estimulantes (especialmente la cafeína). Me gustaría compartir contigo la razón número 4 por la que experimentamos estrés, que también resulta ser la más desconocida: un desequilibrio y/o una deficiencia hormonal.

Leer Más

Cómo impactan el café y el té en tus niveles de estrés: Consejo 3

En las publicaciones anteriores hablamos sobre 2 de las 4 razones por las cuales experimentamos estrés. La primera está relacionada con la manera en la que percibimos las situaciones cotidianas, que deriva de la configuración de la red neuronal en nuestro cerebro. El segundo desencadenante de estrés se relaciona con un descenso del nivel de azúcar en la sangre producido por ingerir alimentos con alto contenido de azúcar y que liberan esta misma azucar rápidamente en nuestro torrente sanguíneo. Este artículo se ocupa del tercer desencadenante del estrés: el consumo de estimulantes cargados de cafeína, tales como el café y la mayoría de los tés.

Leer Más

Comer de Manera Inteligente para Reducir el Estrés: Consejo 2

En mi publicación anterior, analizamos uno de los cuatro causantes del estrés: la manera en la que percibimos situaciones en base a la configuración de nuestra red neuronal en nuestro cerebro. Pasemos al segundo posible detonante del estrés: la comida.

No mucha gente es consciente del hecho de que lo que comemos y cómo nos

Leer Más

Cómo cambiar tu percepción para reducir el estrés: Consejo 1

Como les comenté en mi publicación anterior, existen 4 factores que pueden generar un cuadro de estrés en nosotros. En este artículo, analizaremos brevemente el primer y más común de ellos: nuestra percepción (pensamientos).

La manera en la que percibimos situaciones, eventos o circunstancias determinará en gran medida si gatillaremos estrés en nuestra mente-cuerpo. Por ejemplo, como responderemos a un correo electrónico

Leer Más
 César Gamio - Certified Corporate Wellness Specialist - CesarGamio.com
 César Gamio - Executive Life Coach - EMCC-EIA - CesarGamio.com
 César Gamio - Chopra Center Certified Instructor - CesarGamio.com
César Gamio - Certified Corporate Wellness Specialist - CesarGamio.com César Gamio - Executive Life Coach - EMCC-EIA - CesarGamio.com
César Gamio - Chopra Center Certified Instructor - CesarGamio.com